“Soy un punky rockero provida que lucha para poner fin al holocausto del aborto”

“Soy un punky rockero provida que lucha para poner fin al holocausto del aborto”
16 Julio, 2018 mvidal

Imagen de Bryan Kemper.

Tatuado, con un estilo ‘punky’ y con gustos musicales rockeros. Así se define el provida Bryan Kemper. Fundador y presidente de Stand True Ministries, Rock for Life, Stand True y Pro-life Day of Silent Solidarity. Además, Bryan es actualmente el Director de Divulgación Juvenil para Sacerdotes por la Vida.

En 1987, Bryan comenzó su trabajo en la industria de la música cristiana. Estaba decidido a ser una estrella de rock, a pararse en un escenario y compartir su testimonio entre canciones,  pero en 1993, Bryan combinó su pasión por la música y la vida en una organización, Rock For Life.

Desde entonces, Bryan se ha destacado en muchas etapas y ha compartido su testimonio con una variedad de audiencias tanto en Estados Unidos como a nivel internacional, como recoge Priest for Life. Ahora, decide contar su historia en la web de noticias LifeSiteNews, para que todo el mundo pueda conocerlo mejor.

Sobre el momento en el que comenzó su fiel defensa por la vida asegura que “fue una cálida noche de agosto de 1987 cuando cuatro niños pequeños subieron al escenario en una iglesia en Anaheim, en California, y cambiaron mi vida para siempre. Estaba a solo una semana de mi viaje cristiano y solo buscaba buena música para escuchar y para que me alentase en mi fe. No esperaba encontrar mi vocación en la vida esa noche, pero eso es exactamente lo que sucedió cuando la banda The Crucified comenzó a cantar una canción titulada The Silent Scream”.



“Salí de ese concierto con una cinta de cassette que escuché una y otra vez. Me tomé en serio las palabras de la canción y las palabras que Stacey, la entonces novia del bateria, ahora esposa, compartió conmigo sobre el aborto y lo que realmente era”, continúa su relato.

No podía borrar de mi mente la idea de un bebé gritando mientras un médico, que había sido enseñado para sanar, le estaba matando intencionalmente”, lamenta


“No podía dejar de pensar en lo que estaba pasando en nuestro mundo y en cómo es que había estado ciego durante tantos años. No podía borrar de mi mente la idea de un bebé gritando mientras un médico, que había sido enseñado para sanar, le estaba matando intencionalmente”, lamenta.

Algo que se le clavó dentro. “En los años siguientes comencé a hablar en contra del aborto, usando camisetas antiabortistas y colocando calcomanías en mi scooter y casco. Empecé a recolectar y distribuir literatura provida. Mi viaje activista provida a tiempo completo había comenzado, pero aún no me había dado cuenta de que era mi vocación de vida”.

“Los proaborto se pensaron que era uno de ellos por mi aspecto y me pidieron que me pusiera de pie y vigilara la puerta para permitir que las mujeres se hicieran un aborto”


Su aspecto no concuerda socialmente con lo que estamos acostumbrados a ver. “Fue un par de años más tarde cuando mi amigo Chris me invitó a un evento provida en el centro de Los Ángeles. Nos encontramos con mi amiga Elisa y su madre en una fábrica de abortos donde se estaba llevando a cabo una gran protesta. Tenía un Mohawk y tatuajes y la mayoría de los manifestantes a favor del aborto pensaron que yo era uno de ellos. Me pidieron que me pusiera de pie y vigilara la puerta, y que la mantuviera abierta para permitir que las mujeres se hicieran un aborto”.

“Había oído hablar de Operation Rescue y de cómo sus miembros se sentaban sacrificadamente frente a las puertas en oración para ganar tiempo para que los rescatadores ofrecieran a las mujeres una alternativa al aborto. Serían arrestados por sacrificar sus vidas por el bien de los preciosos niños programados para morir ese día”, explica.

Y no deja de recordar su experiencia. “Cuando vi a esa mujer joven caminando hacia la puerta que estaba sosteniendo abierta, no tuve otra opción. Tenía que hacer algo para tratar de proteger a su hijo de lo que estaba por suceder. En medio de cientos de activistas a favor del aborto que gritaban, cerré la puerta de golpe y uní mis brazos a las manijas cuando la multitud que me rodeaba se dio cuenta de que en realidad yo era provida”.

Con el paso de los años y,  a medida que me involucré más en el movimiento de rescate, comencé a soñar con mezclar mis dos pasiones: la música y la defensa de la vida


“Fui golpeado, pateado y escupido. Cuando la niña giró y se fue, la policía entró corriendo para arrestarme. Me sacaron de la multitud esposado ​​mientras todos aplaudían. Fui liberado más tarde cuando el activista provida Jeff White negoció mi liberación y en una hora llamé a mi jefe y le dije que ya no podía trabajar los sábados. Sabía que mis sábados a partir de ese momento se iban a dedicar a luchar contra el aborto”.

“Con el paso de los años y,  a medida que me involucré más en el movimiento de rescate, comencé a soñar con mezclar mis dos pasiones, la música y la defensa de la vida. Estuve involucrado con el rock cristiano, trabajando para muchas bandas y al mismo tiempo haciendo activismo provida. En 1993 estuve de incógnito en una fábrica de abortos y de hecho fui testigo de un aborto. Esa noche, cuando estaba clamando a Dios por lo que vi, Él me dio la visión y llamó a mi vida. Escuché las palabras audibles, “Bryan, salva a mis hijos”. Él me dio la visión de comenzar Rock for Life y ser una voz en auge para la vida en medio de la cultura de la muerte”.

Símbolo de la asociación provida Rock for Life.

Símbolo de la asociación provida Rock for Life.



“Comencé a organizar conciertos con bandas como POD, Sometime Sunday, Focused, Precious Death, The Blamed y muchas más. Me invitaron a una gira con Lollapalooza en 1994 y tuve un stand provida en cada parada de la gira. Uní fuerzas con Erik Whittington de la banda Sometime Sunday para construir Rock for Life en una organización provida a tiempo completo, que movilizaba a los jóvenes para que se pusieran de pie y pidieran el fin del aborto”.

La camiseta que creamos decía: No silenciarás mi mensaje, no te burlarás de mi Dios, dejarás de matar a mi generación


“Erik y yo teníamos una pasión por crear camisetas, pegatinas, música y más provida. No solo queríamos educar y activar a esta generación, sino también prepararlos para ser valientes con el mensaje. La primera gran camiseta que hicimos fue un diseño simple con las palabras ‘El aborto es malo’. Este diseño se convirtió en una de las camisetas pro vida más populares que se hicieron. A principios de la década de 2000 no podías caminar por un festival de conciertos cristianos sin ver esta camiseta en todos lados”.

La parte posterior de la camisa tenía un mensaje que resonó en nuestra generación, una proclamación que muchos tomaron en serio: No silenciarás mi mensaje, no te burlarás de mi Dios, dejarás de matar a mi generación. Esto se convirtió en un himno para la juventud cristiana a medida que el movimiento pro vida de los jóvenes comenzó a explotar”.

“Comenzamos a movilizar a niños alternativos jóvenes que no se ajustaban a la norma para venir a la Marcha por la Vida en Washington D.C. Fue increíble ver a cientos de niños marchando juntos con mohawks, cabello teñido, tatuajes y piercings junto a personas que nunca esperarías ver de pie por la misma causa. Fue una revolución para la vida como nunca antes se había visto. Fue una vista hermosa”.

Aunque debemos permanecer cautelosos en nuestra lucha por el fin del aborto, creo que también podemos animarnos en la dirección en que se dirige nuestra nación


“Estamos hoy en un momento histórico en nuestra nación, el cambio de la Corte Suprema a una mayoría conservadora como no hemos visto antes. No me han engañado al pensar que la nominación del juez Kavanaugh es una garantía de que pronto veremos el final de Roe, pero me alienta saber que estamos un paso más cerca”, asegura.

“Si bien debemos permanecer cautelosos y vigilantes en nuestra lucha por el fin del aborto, creo que también podemos animarnos en la dirección en que se dirige nuestra nación. Es cierto que, incluso si Roe es anulado, no producirá el final del aborto, pero nos acercará un paso más”, advierte.

“El hecho de que el mal siga existiendo no significa que no luchamos para proscribir ese mal”


“Incluso cuando veamos el aborto fuera de la ley nuevamente, algo que creo que sucederá y debe suceder, debemos continuar luchando contra la cultura de la muerte. Al igual que todos los otros ataques malvados contra la humanidad que se han convertido en ilegales, esas cosas todavía suceden. El hecho de que el mal siga existiendo no significa que no luchamos para proscribir ese mal”, prosigue.

“Mi mensaje sigue siendo el mismo, mi pasión sigue siendo la misma y mi impulso sigue siendo el mismo. Esta es la generación que abolirá el aborto y Roe vs. Wade no sobrevivirá a esta generación”, concluye.

También te puede interesar:


https://www.actuall.com/vida/gobierno-macri-no-vetara-la-ley-del-aborto-argentina/

La entrada “Soy un punky rockero provida que lucha para poner fin al holocausto del aborto” aparece primero en Actuall.


Source: Actuall / Vida

“Soy un punky rockero provida que lucha para poner fin al holocausto del aborto”
mvidal

Imagen de Bryan Kemper.

Tatuado, con un estilo ‘punky’ y con gustos musicales rockeros. Así se define el provida Bryan Kemper. Fundador y presidente de Stand True Ministries, Rock for Life, Stand True y Pro-life Day of Silent Solidarity. Además, Bryan es actualmente el Director de Divulgación Juvenil para Sacerdotes por la Vida.

En 1987, Bryan comenzó su trabajo en la industria de la música cristiana. Estaba decidido a ser una estrella de rock, a pararse en un escenario y compartir su testimonio entre canciones,  pero en 1993, Bryan combinó su pasión por la música y la vida en una organización, Rock For Life.

Desde entonces, Bryan se ha destacado en muchas etapas y ha compartido su testimonio con una variedad de audiencias tanto en Estados Unidos como a nivel internacional, como recoge Priest for Life. Ahora, decide contar su historia en la web de noticias LifeSiteNews, para que todo el mundo pueda conocerlo mejor.

Sobre el momento en el que comenzó su fiel defensa por la vida asegura que “fue una cálida noche de agosto de 1987 cuando cuatro niños pequeños subieron al escenario en una iglesia en Anaheim, en California, y cambiaron mi vida para siempre. Estaba a solo una semana de mi viaje cristiano y solo buscaba buena música para escuchar y para que me alentase en mi fe. No esperaba encontrar mi vocación en la vida esa noche, pero eso es exactamente lo que sucedió cuando la banda The Crucified comenzó a cantar una canción titulada The Silent Scream”.



“Salí de ese concierto con una cinta de cassette que escuché una y otra vez. Me tomé en serio las palabras de la canción y las palabras que Stacey, la entonces novia del bateria, ahora esposa, compartió conmigo sobre el aborto y lo que realmente era”, continúa su relato.

No podía borrar de mi mente la idea de un bebé gritando mientras un médico, que había sido enseñado para sanar, le estaba matando intencionalmente”, lamenta


“No podía dejar de pensar en lo que estaba pasando en nuestro mundo y en cómo es que había estado ciego durante tantos años. No podía borrar de mi mente la idea de un bebé gritando mientras un médico, que había sido enseñado para sanar, le estaba matando intencionalmente”, lamenta.

Algo que se le clavó dentro. “En los años siguientes comencé a hablar en contra del aborto, usando camisetas antiabortistas y colocando calcomanías en mi scooter y casco. Empecé a recolectar y distribuir literatura provida. Mi viaje activista provida a tiempo completo había comenzado, pero aún no me había dado cuenta de que era mi vocación de vida”.

“Los proaborto se pensaron que era uno de ellos por mi aspecto y me pidieron que me pusiera de pie y vigilara la puerta para permitir que las mujeres se hicieran un aborto”


Su aspecto no concuerda socialmente con lo que estamos acostumbrados a ver. “Fue un par de años más tarde cuando mi amigo Chris me invitó a un evento provida en el centro de Los Ángeles. Nos encontramos con mi amiga Elisa y su madre en una fábrica de abortos donde se estaba llevando a cabo una gran protesta. Tenía un Mohawk y tatuajes y la mayoría de los manifestantes a favor del aborto pensaron que yo era uno de ellos. Me pidieron que me pusiera de pie y vigilara la puerta, y que la mantuviera abierta para permitir que las mujeres se hicieran un aborto”.

“Había oído hablar de Operation Rescue y de cómo sus miembros se sentaban sacrificadamente frente a las puertas en oración para ganar tiempo para que los rescatadores ofrecieran a las mujeres una alternativa al aborto. Serían arrestados por sacrificar sus vidas por el bien de los preciosos niños programados para morir ese día”, explica.

Y no deja de recordar su experiencia. “Cuando vi a esa mujer joven caminando hacia la puerta que estaba sosteniendo abierta, no tuve otra opción. Tenía que hacer algo para tratar de proteger a su hijo de lo que estaba por suceder. En medio de cientos de activistas a favor del aborto que gritaban, cerré la puerta de golpe y uní mis brazos a las manijas cuando la multitud que me rodeaba se dio cuenta de que en realidad yo era provida”.

Con el paso de los años y,  a medida que me involucré más en el movimiento de rescate, comencé a soñar con mezclar mis dos pasiones: la música y la defensa de la vida


“Fui golpeado, pateado y escupido. Cuando la niña giró y se fue, la policía entró corriendo para arrestarme. Me sacaron de la multitud esposado ​​mientras todos aplaudían. Fui liberado más tarde cuando el activista provida Jeff White negoció mi liberación y en una hora llamé a mi jefe y le dije que ya no podía trabajar los sábados. Sabía que mis sábados a partir de ese momento se iban a dedicar a luchar contra el aborto”.

“Con el paso de los años y,  a medida que me involucré más en el movimiento de rescate, comencé a soñar con mezclar mis dos pasiones, la música y la defensa de la vida. Estuve involucrado con el rock cristiano, trabajando para muchas bandas y al mismo tiempo haciendo activismo provida. En 1993 estuve de incógnito en una fábrica de abortos y de hecho fui testigo de un aborto. Esa noche, cuando estaba clamando a Dios por lo que vi, Él me dio la visión y llamó a mi vida. Escuché las palabras audibles, “Bryan, salva a mis hijos”. Él me dio la visión de comenzar Rock for Life y ser una voz en auge para la vida en medio de la cultura de la muerte”.

Símbolo de la asociación provida Rock for Life.

Símbolo de la asociación provida Rock for Life.



“Comencé a organizar conciertos con bandas como POD, Sometime Sunday, Focused, Precious Death, The Blamed y muchas más. Me invitaron a una gira con Lollapalooza en 1994 y tuve un stand provida en cada parada de la gira. Uní fuerzas con Erik Whittington de la banda Sometime Sunday para construir Rock for Life en una organización provida a tiempo completo, que movilizaba a los jóvenes para que se pusieran de pie y pidieran el fin del aborto”.

La camiseta que creamos decía: No silenciarás mi mensaje, no te burlarás de mi Dios, dejarás de matar a mi generación


“Erik y yo teníamos una pasión por crear camisetas, pegatinas, música y más provida. No solo queríamos educar y activar a esta generación, sino también prepararlos para ser valientes con el mensaje. La primera gran camiseta que hicimos fue un diseño simple con las palabras ‘El aborto es malo’. Este diseño se convirtió en una de las camisetas pro vida más populares que se hicieron. A principios de la década de 2000 no podías caminar por un festival de conciertos cristianos sin ver esta camiseta en todos lados”.

La parte posterior de la camisa tenía un mensaje que resonó en nuestra generación, una proclamación que muchos tomaron en serio: No silenciarás mi mensaje, no te burlarás de mi Dios, dejarás de matar a mi generación. Esto se convirtió en un himno para la juventud cristiana a medida que el movimiento pro vida de los jóvenes comenzó a explotar”.

“Comenzamos a movilizar a niños alternativos jóvenes que no se ajustaban a la norma para venir a la Marcha por la Vida en Washington D.C. Fue increíble ver a cientos de niños marchando juntos con mohawks, cabello teñido, tatuajes y piercings junto a personas que nunca esperarías ver de pie por la misma causa. Fue una revolución para la vida como nunca antes se había visto. Fue una vista hermosa”.

Aunque debemos permanecer cautelosos en nuestra lucha por el fin del aborto, creo que también podemos animarnos en la dirección en que se dirige nuestra nación


“Estamos hoy en un momento histórico en nuestra nación, el cambio de la Corte Suprema a una mayoría conservadora como no hemos visto antes. No me han engañado al pensar que la nominación del juez Kavanaugh es una garantía de que pronto veremos el final de Roe, pero me alienta saber que estamos un paso más cerca”, asegura.

“Si bien debemos permanecer cautelosos y vigilantes en nuestra lucha por el fin del aborto, creo que también podemos animarnos en la dirección en que se dirige nuestra nación. Es cierto que, incluso si Roe es anulado, no producirá el final del aborto, pero nos acercará un paso más”, advierte.

“El hecho de que el mal siga existiendo no significa que no luchamos para proscribir ese mal”


“Incluso cuando veamos el aborto fuera de la ley nuevamente, algo que creo que sucederá y debe suceder, debemos continuar luchando contra la cultura de la muerte. Al igual que todos los otros ataques malvados contra la humanidad que se han convertido en ilegales, esas cosas todavía suceden. El hecho de que el mal siga existiendo no significa que no luchamos para proscribir ese mal”, prosigue.

“Mi mensaje sigue siendo el mismo, mi pasión sigue siendo la misma y mi impulso sigue siendo el mismo. Esta es la generación que abolirá el aborto y Roe vs. Wade no sobrevivirá a esta generación”, concluye.

También te puede interesar:


https://www.actuall.com/vida/gobierno-macri-no-vetara-la-ley-del-aborto-argentina/

La entrada “Soy un punky rockero provida que lucha para poner fin al holocausto del aborto” aparece primero en Actuall.


Source: Actuall / Vida